CDO o ¿cómo empezar a ordenar?

Clasificar, Descartar, Ordenar

Nunca tres verbos fueron tan poderosos. Clasificar, Descartar y Ordenar (también conocidas como CDO) son las tres acciones que recomendamos para empezar a ordenar cualquier cosa; ya sea un armario o un cajón de la cocina. Y ¿por qué son tan útiles? Porque nos ayudan a ver qué es lo que tenemos, qué es lo que queremos y dónde lo vamos a colocar.

Si te decides a empezar la aventura de ordenar tu casa y quieres un consejo, empieza decidiendo qué estancia harás primero. Una vez decidido, CLASIFICA todo, es decir, coge lo parecido con lo parecido (o lo que haga la misma función) y colócalo todo junto en un montón. Por ejemplo, si estás ordenando el armario, pon todas las camisetas juntas, todos los pantalones juntos, todas las camisas juntas, etc.

Una vez lo tienes todo clasificado, es hora de DESCARTAR. Seguidamente lo que haremos será coger cada uno de los artículos y decidir qué haremos con ello. Tenemos tres opciones:

  • Donar: aquello que no esté roto pero que no queramos (ya sea porque no lo usamos; porque ya no se adapta a nuestro estilo de vida actual, o porque simplemente no nos gusta) podemos dárselo a alguien que conozcamos y sepamos que utilizará o donarlo a caridad, para que otra persona pueda usarlo.
  • Tirar: aquello que esté roto o que esté en muy malas condiciones.
  • Mantener: aquello que usamos y/o que nos encanta.

Cuando ya has revisado todo, artículo por artículo, sólo nos queda ORDENAR lo que nos hemos quedado. En este momento, hay que tomar otra decisión: encontrar un lugar permanente para cada cosa. Y es que todo producto debe tener su sitio.

Por último recordar el mejor de los trucos para mantenerlo todo siempre ordenado y es una vez usado, volver a colocar el objeto en su lugar. Nunca dejarlo tirado por ahí, ya que lo único que causa es caos y estrés. Además de doble trabajo. Si lo colocamos todo en su sitio a la primera, no tendremos que volver a colocarlo después.

Ahora, ánimos y a ordenar!